jueves, 2 de diciembre de 2010

ÍNDICES DE REFERENCIA SOBRE CARBONEROS QUE COMEN CACAHUETES.

Observar el mundo es un ejercicio cada día más complicado y desagradable: mueren personas que idearon bombas atómicas "muy sanas y morales", los medios de comunicación crean sus interesados espejismos y nos acribillan cada segundo con la maldita basura bursátil y financiera, ese asunto que atañe directamente a un porcentaje exiguo de la población y que nos acaba afectando profundamente a todos, en la escuela seguimos remando en corrientes de hace cuarenta o cincuenta años, castigando a los niños copiando poemas o comprando su voluntad con pequeños chantajes (y por eso vuelvo a buscar otro trabajo, pero es que no sé hacer nada), los políticos siguen su carrera particular para demostrar su absoluta carencia de ética y sabiduría y su insoportable vacuidad, ..., y pronto llegará la feliz navidad donde comeremos hasta vomitar, compraremos hasta perder el sentido, ..., y así haremos que nuestros contenedores de basura sean bellas metáforas del magnífico mundo que hemos organizado.

El día a día también tiene anécdotas divertidas, como la llegada a la escuela de un paquete del banco BBVA que nos propone material para trabajar con los alumnos en torno a los valores. ¿No les está dando un desternillante ataque de risa?

Como decía, no cambio de profesión porque no sé hacer otra cosa y no conozco qué oficio podría desarrollar en una cueva. Además, llegar por la mañana a la escuela y ser recibido por diez niños sonrientes y felices en medio de un paisaje nevado es un gran argumento para olvidar la (gran) fuerza de las personas grises y enfadadas. Más aún si a escasos ciento cincuenta centímetros picotea la comida que colocamos en la asignatura de alternativa (ese difuso concepto...) un precioso carbonero, y todos podemos contemplarlo durante un minuto de silencio y alegría compartida.

Que tengan buen fin de semana y que los índices bursátiles les sean propicios.

4 comentarios:

amparito dijo...

¿alternativa?
¿No la habían cambiado ahora por atención educativa?
Ya no saben que inventar para inventar para justificar lo injustificable: que la religión siga en la escuela

Hoy a mi hija Luna la que hemos dejado jugar en la nieve. Nos la encontramos tumbada en un montón de nieve. Al preguntarle que hacía su respuesta fue clara:
-Ver como se mueve el mundo

Disfruta del mágico silencio que trae el acolchamiento de la nieve

Joselu dijo...

A ti te reciben diez niños sonrientes y felices en medio de un paisaje nevado. A mí me reciben diez jóvenes de diecisiete o dieciocho años (alguno más)que participan hace tiempo -en medio de un paisaje urbano horrísono- de los mitos consumistas y la podredumbre y tragedia de una sociedad desnortada y carente de ideales. Están también enfadados. No sé si son grises, pero la educación en valores ha hecho su trabajo.Me veo impotente para cambiar su dinámica porque yo estoy condicionado por las PAU y he de dar un temario. Están abrumados y varios tienen serios problemas que no son ninguna broma. Es tan difícil ser un buen profesor o al menos alguien decente. Opto por no enfadarme con ellos a pesar de que ellos no hacen lo correcto, pero no sé si debería enfadarme más. Son un espejo de nuestra sociedad. Realmente en tu pueblecito en las montañas has encontrado un aliciente para vivir, en tu escuela con niños felices en medio de un paisaje nevado.

laMima dijo...

Cielos "¿valores BBVA?"..tíra eso por la ventana al hielo.
¡¡Pero ya!!

Marciano Ansotano dijo...

Amparito, "alternativa" creo que se sigue llamando. En todo caso, en este asunto poco importa el nombre, pues el despropósito es evidente y se mantiene.

Joselu, recuerdo circunstancias de otros años y me doy cuenta que he huido de contextos difíciles. Recuerdo algunos de esos contextos grises con adolescentes que fumaban muchos cigarros antes de comenzar a las ocho de la mañana entre pitidos, humos y atascos. Creo que he huido en la mayor parte de los casos por pura cobardía, o por falta de recursos para enfrentarme a esas situaciones. En el presente nevado y sonriente trabajar es sencillo y agradable, aunque los problemas vienen de otras direcciones.

Lamima, valores BBVA; qué añadir. Estamos perdidos.

Saludos para los tres.

Publicar un comentario