domingo, 19 de septiembre de 2010

JOSÉ ANTONIO LABORDETA.


Pocas veces existe tanta unanimidad sobre una persona. José Antonio Labordeta se relacionó con nosotros de muy variadas formas a lo largo de su vida, pero en ellas siempre mostraba los mismos valores: sabiduría, sentido común, compromiso, esfuerzo incansable, poesía, nobleza, claridad.


Creo que cuando Platón teorizaba sobre la necesidad de un gobierno comandado por sabios se refería a personas como Labordeta, no a ejecutivos y economistas de laboratorio y marketing como los que manejan el rumbo del país y del mundo. Qué distinto sería el planeta si mandaran muchos Labordetas.


Hoy, cuando hemos conocido la noticia, a todos se nos ha derramado una profunda tristeza por todo el cuerpo. José Antonio Labordeta ha dejado hoy tristes a millones de personas que le apreciaban y querían. Queda su ejemplo para guiarnos.


Gracias por tu vida. Mañana hablaré de ti a los niños; de tus valores, tus canciones y tu poesía.

3 comentarios:

Joselu dijo...

Yo también hablaré de él a mis alumnos de bachillerato y les pondré alguna de sus canciones para que lo conozcan, pues pienso que aquí será un total desconocido.

Joselu dijo...

Era desconocido para todos. No sé si les ha interesado los vídeos que les he pasado. Queda ahí.

Sin embargo, disiento de lo que sostienen en el post. Que debería haber muchos Labordetas. Pienso que él era un personaje único e irrepetible. La política es sucia y él no era un verdadero político afortunadamente. Él nunca tuvo capacidad de decidir, de hacer política (lo que supone transacciones, trapicheos, traiciones). Él era un referente ético y su modo de plantear las cosas era profundamente idealista. Si hubiera ciento setenta y seis Labordetas en el parlamento con mayoría absoluta tendrían que hacer política real y eso ya no es tan hermoso. Quede su voz como ejemplo, como símbolo de lo que pudiera ser, pero que no será. De ahí la fuerza de su figura. Un cordial saludo.

Marciano Ansotano dijo...

Hola, Joselu.

Para alguno de mis alumnos no era desconocido. De hecho, me informaron que actuó aquí hace un par de años. Alguno recordaba sus programas. Traté de acercarles su vida, su poesía, y lo hice muy atropelladamente y mal, pero espero que al menos les quede el nombre sonando en sus cabezas y más adelanté puedan dar sentido a todo ello. Como aragonés memorable, con su muerte nos ha hecho vivir a todos una fecha que es ya histórica, y supongo que los niños se harán conscientes conforme se hagan mayores y reciban más información.

Yo sostengo firmemente el asunto político. La política sucia, la de los trapicheos, traiciones, vacuidad absoluta, ..., es una consecuencia del tipo de políticos que existen, no creo que sean aspectos inherentes a la propia política. Inocentemente prefiero pensar esto. Y creo que Labordeta lo refrendaba. Él era una excepción en ese mundo de mangoneo, pero demostraba que se podía ser de otra manera.

Publicar un comentario