miércoles, 15 de septiembre de 2010

BUSCANDO RUMBO.

Vimos este paisaje tan majo y lo retratamos


Todo por hacer. Los días, las semanas y las vidas son demasiado cortas. Votaré al partido que proponga una ampliación de estos períodos.

2 comentarios:

Joselu dijo...

José Luis, me temo que vas a tener que votar en blanco. El contrato vital incluye estas circunstancias inapelables. Lo firmamos cuando se produce la fecundación del óvulo, y lo clausuramos cuando salimos por la puerta de atrás discretamente. En medio, ya sabes, hay de todo, como en botica, pero efímero, corto, apenas perceptible. Como una ráfaga de viento que pasa. Nada.

Marciano Ansotano dijo...

Joselu, cuando la fecundación de mi óvulo yo no era consciente de todas estas cosas tan importantes.

Una ráfaga de viento que pasa en un instante. Nada. Absoluta y desconcertantemente nada. Dolorosa y sorprendentemente nada.

Un abrazo, compañero.

Publicar un comentario