lunes, 20 de abril de 2009

TOMATES, NUECES, Y GALLINAS.

Montañas pasean por mi habitación cada noche

Lo que comenzó como un blog pedagógico fue, poco a poco, compartiendo contenidos con otros intereses personales y, desde el cambio de denominación del lugar y la pérdida de uno de sus pilotos, creo que ni un artículo ha abordado la cuestión educativa.

Es probable que la intensidad emocional del año escolar me haya dificultado notoriamente escribir sobre ello. Es posible. Es posible que la terrible desorientación de estos meses pasados no haya permitido hablar de casi nada con criterio o con ilusión.

Dos cambios sustanciales están ocurriendo:

Por una parte, tras ocho meses de clases (ocho meses sin saber qué hacer), estoy comenzando a atinar en las sesiones. Al menos, voy atisbando qué puedo hacer con cada grupo, lo que significa que la clase funciona y yo vuelvo a recuperar el placer en mi trabajo. En algunos casos, lo aprendido en este tiempo significa aceptar con calma el exiguo margen de acción que algunos grupos permiten (escasas o nulas posibilidades motoras, grandes discapacidades sensoriales, etc.) y trabajar pacientemente sobre tal margen. En algunos casos comienza a surgir cierta complicidad que otros años ha constituido el origen de un buen porcentaje de la felicidad escolar.

Por otra parte, una persona especial ha comenzado a trabajar en mi colegio. Con quien he compartido ya un tercio de vida trabaja ahora en la sala contigua. Supongo que se está gestando una historia curiosa, bonita y extraña, que tendré que contar si alguien me consulta acerca de mi trabajo una vez esté jubilado, mientras ajusto las tomateras, observo el nogal, y recojo los huevos de las gallinas.

2 comentarios:

Joselu dijo...

En realidad muchos de los problemas en nuestra vida surgen de nuestras excesivas expectativas. Cuando aprendemos a limitarlas, adaptádolas a la realidad, surgen márgenes mucho mayores de lo que esperábamos. No obstante, es un proceso en que se lucha contra nuestra fantasía y vanidad. Me alegro de que por fin te estés encontrando en tu trabajo y tengas una interesante compañía. Un abrazo.

Marciano Ansotano dijo...

Hola Joselu.

Este curso está deparando aprendizajes constantes. Profesionales y personales. Comenzar a tomar el pulso tras tantos meses está siendo también una sorpresa.

Limitar las expectativas...es un asunto espinoso, puesto que requiere equilibro entre el realismo y las ilusiones...a veces alejadas de la realidad.

Un abrazo.

Publicar un comentario