martes, 23 de octubre de 2012

EL INSPECTOR DE EDUCACIÓN Y EL CARNICERO.


Se cuenta que un inspector educativo, gran pedagogo de su época, intentó extender sus métodos a otros oficios y comenzó con un carnicero. Era un gran aficionado a las chuletas a la brasa, por lo que se asoció con su carnicero de confianza y apostó por optimizar las ventas con sus técnicas burocráticas.

Tras una evaluación preliminar, el inspector concluyó que los métodos del carnicero estaban equivocados. Había demasiados aspectos que el carnicero resolvía a su antojo, sin documento de apoyo alguno. Era urgente una objetivización del proceso de venta cárnica en aras de una mayor calidad en la relación cortador de carne-cliente.

Así, el carnicero fue obligado a redactar un proyecto ideológico del negocio, un reglamento de régimen interno para él y los clientes, con la tipificación pertinente de las consecuencias de cada conducta que se pudiera presentar en el espacio de venta, una secuenciación de sus objetivos para cada día de la semana, distribuidos por franjas horarias, una programación de contenidos alimenticios en función de la especie animal que sirviese en cada momento, y unas breves indicaciones sobre la metodología empleada en cada corte. Igualmente, debía prever las posibles adaptaciones para las carnes más duras de cortar y también para los clientes impertinentes, no olvidando a los clientes especialmente educados que también debían recibir una atención individualizada que no obviara sus necesidades y características diferenciales. Cada documento debería revisarse trimestralmente para optimizar su aplicación. En el menor tiempo posible, el carnicero tenía que explicitar e implementar los instrumentos para evaluar cada parámetro del proceso de venta y qué criterios emplearía para definir el grado de cumplimiento de los objetivos definidos en primera instancia.

El carnicero quedó un tanto desorientado, pensando que siempre había atendido a sus clientes del mejor modo posible sin necesidad de tanto tecnicismo ni papeleo, confiado a la simple voluntad de hacer bien su trabajo, para lo que se había formado durante varios años de su juventud. En todo caso, así lo hizo: el inspector educativo era su mejor cliente, solía hablar con palabras de gran profundidad y difícil articulación, por lo que parecía lógico hacerle caso.

No sin problemas, el tiempo fue pasando. Un día el carnicero, ya cansado de los documentos que se repartían por los expositores de su negocio impidiendo prácticamente la presencia de la carne, se permitió ciertas libertades al cortar un solomillo de ternera. Lo hizo bien, llevaba 40 años en el gremio y no cabía duda de su capacidad, pero el inspector le exigió que justificara semejante acto de rebeldía con el solomillo. El pobre carnicero apenas pudo balbucear que lo cortó así “porque mi formación como carnicero me permite discernir entre un buen y un mal corte, un buen servicio y un mal servicio al cliente”. El inspector entró en cólera, pues los más básicos preceptos programáticos habían sido mancillados. “¿Quién es ese miserable para actuar con libertad y por encima de lo indicado en las órdenes oficiales?”, “¡lo justifica con su voluntad de haber buscado siempre una buena formación como carnicero!, como si eso importara al sistema de burocratización que defiendo y represento”, gritaba lleno de rabia y amargura.

Dicen que el carnicero retomó su actividad normal, vendiendo como toda la vida: intentando hacer bien su trabajo como había aprendido en sus inicios e incluso esforzándose por aprender con su ya avanzada edad. El inspector intentó aplicar su sistema de objetivización de la realidad a numerosos gremios: carpinteros, actores de cine erótico, desatascadotes de tuberías, médicos y biólogos especializados en ornitología, pero todos rehusaron sus servicios. Finalmente tuvo que volver a la escuela, pues los maestros eran el único colectivo que asumía con alegría y dicha su presencia. Las malas lenguas cuentan que el inspector acabó sus días manteniendo relaciones deshonestas con muchos de los documentos sin utilidad que había generado a lo largo de su vida, dándoles, por fin, un uso.

Este documento de dudosa procedencia está dedicado a todos aquellos que sufren al comprobar que el oficio de maestro es el único que tiene que rendir cuentas constantemente sobre cada una de las decisiones que se toman en el aula y que está supeditado a documentos oficiales que desprecian por completo la labor y la formación del docente. También a aquellos que están convencidos de que, afortunadamente, la realidad no se puede objetivizar, que la vida es complejísima, milagrosa, imprevisible, maravillosa, y que todos los que inventan procedimientos y palabras tan feas deberían estar bien lejos de las escuelas.

4 comentarios:

amparito dijo...

Todos los buenos y buenas maestras que he tenído odiaban el tiempo perdido es esos documentos inservives y que sospechaban que nadie leía. Por algo será.Seguro que no hablan de la pasión, ni de la provocación (tan importante en el oficio del enseñante)ni de la mirada con la que te encuentras, ni de parar la clase para contemplar el fenómeno esplicable (aunque parezca un milagro) de la aparición del Arco de San Chuan.

Anónimo dijo...

Hola, Amparito.

Me alegra leerte. No hay nada que decir sobre el tema. Está agotado y es hirientemente aburrido. Sólo encuentro explicación a procedimientos tan obsoletos e ineficaces, tanto plantearlos como asumirlos y desarrollarlos, en nuestra estupidez colectiva. Es una carga pesadísima convivir con ello cada día.

Un saludo.

Hortensia Lago dijo...

Kikiricabra, este documento "de dudosa procedencia" es esclarecedor y certero. ¡Eres genial! ¡Me quito el cráneo!, que diría don Latino a Max Estrella en Luces de Bohemia. El final es magistral. Lo imprimiré y lo llevaré siempre en el bolsillo por si tengo ocasión de leérselo a algún inspector (yo, en realidad, he visto pocos,sus instrucciones llegan por teléfono, como aquel jefe que tenían las policías de Los ángeles de Charlie).
Un saludo y mucho ánimo.

Kikiricabra dijo...

Hola, Hortensia Lago.

Me alegro de que te guste. Realmente tenía ese día, ¿cuál no?, un enfado colosal con las cosas de la burocracia e intenté orientarlo hacia el humor, que suele quitar un poco el dolor del alma.

Me gusta la expresión de don Latino. ¡Me quito el cráneo! Me suelo acordar de una que aparece en Oliver Twist, donde un amigo del benefactor que recoge a Oliver suele exclamar: "¡si eso ocurre, me como mi cabeza!"

Un saludo y gracias por tu visita.

Publicar un comentario