jueves, 13 de septiembre de 2012

MAESTRO EN LA CADENA DE MONTAJE.


Con seguridad, es un maestro de pueblo

Ya han pasado tres días de clase con los niños. Es una fortuna recuperar un tiempo ocupado en su mayoría en hacer clases y estar con los alumnos en detrimento de las reuniones de coordinación y otras zarandajas burocráticas.

He conocido en estos tres días más niños que durante los anteriores siete años en los que he trabajado como maestro. Esto supone, por ejemplo, que probablemente no aprenderé sus nombres hasta dentro de unas largas semanas. Hace un rato he pensado en la evaluación del primer trimestre. Me pregunto qué podré decir de cada niño con un conocimiento tan exiguo de cada uno de ellos. Inevitablemente, el comienzo en un nuevo lugar lleva a establecer comparaciones con el pasado. Así, pienso en el conocimiento profundo que tenía de los niños siendo tutor. Más aún, pienso en que desconocía mucha información sobre ellos incluso pasando tantas horas con ellos. En dos o tres semanas de tutoría compartíamos las mismas horas que este año compartiré con cada grupo en tres meses o cuatro meses. Apenas nos conoceremos.

La rutina del día a día está llena de momentos de impersonalidad. Entre los veinticinco niños de cada aula se esconden alumnos con los que apenas intercambiaré unas palabras de forma directa y personal. Cada jornada trabajo con cinco grupos. Hoy ha sido el primer día en que he dado clase con normalidad y al finalizar la jornada he sentido la impresión de ser un profesor de una cadena de montaje, un profesor industrial. En otros cursos he sido un maestro rural, un maestro novato, un maestro emprendedor, u otras variedades del oficio. Ahora maestro industrial de cadena de montaje. Muchos inspectores y sus secuaces estarían orgullosos. Recojo al grupo, doy la clase intentando aprovechar al límite el escaso tiempo, devuelvo al grupo y vuelta a empezar. Sin tiempo para la relación más cercana y personal que encontraba en el pueblo. Intento acostumbrarme también a las inevitables pérdidas de tiempo que impone el tamaño: decenas de filas, prioridad de unos grupos sobre otros para subir o bajar, tiempos de espera hasta que llega el turno, largos desplazamientos hasta la zona de educación física, largos desplazamientos del material. Un porcentaje notable de las clases se diluye en este tipo de asuntos, lo que constituye un tiempo importantísimo al cabo de los meses.

Intento aprender a cumplir con obligaciones absurdas, hacerlas en el menor tiempo posible y poder volver pronto al lugar donde creo se encuentra la vida real, o una buena aproximación a la misma: en las clases con los niños. Supongo que no es bueno pensar varias veces al día que nuestro oficio es, en muchas ocasiones, una auténtica broma.

Así concluye este pequeño relato descriptivo del inicio de curso de un maestro grisáceo.

2 comentarios:

Hortensia Lago dijo...

Hola, kikiricabra:
No sé por qué pero sospecho que no serás un profesor grisáceo y que aprenderás más pronto que tarde los nombres de todos los niños. Por todo lo que he leído en este blog, eres el maestro que me gustaría para mis hijas. Pero sí, no podemos cerrar los ojos ante la realidad: ahora serás un maestro en la cadena de montaje. No caigas en el desánimo.
Un abrazo.

Kikiricabra dijo...

Hola, Hortensia.

Pobres hijas... que mal las quieres.

Si lees el blog de vez en cuando sabrás que tengo un íntimo y profundo sentimiento de desconcierto ante la vida en general y ante mi trabajo en particular. Había una parte que me hacía sentir muy bien y que casi me parecía que hacía bien: la parte humana, la relación y el contacto que se establecía con mis alumnos en el tiempo lento rural. Ahora esta parte no existe, así que tengo que buscar otras cosas.

El gris está de moda en las escuelas. Hay una corriente que está barnizando de irrealidad y mediocridad todo aquello que roza. En lugares recónditos aún encuentras espacios de libertad para estar al margen de ella, pero en espacios más transitados... es más difícil. Ya me explicaré mejor.

Un abrazo y gracias por tu visita y tu aportación.

Publicar un comentario