miércoles, 24 de noviembre de 2010

SOBRE BANCOS.

El perro Tastavín durante sus reflexiones.


Las obligaciones se amontonan, así que he decidido tumbarme un rato en el suelo con el perro Tastavín para meditar y reflexionar en torno a la existencia. Entre ronroneos más propios de un gato y agradecido por las caricias, me ha ido describiendo su manera de ver las cosas. Yo le miraba a los ojos y, créanme, estaba todo lo de acuerdo que se puede estar con un perro de menos de diecinueve meses de edad. Si el perro Tastavín se presentara a las próximas elecciones puedo asegurarles que nos guiaría con un criterio muy racional y coherente. Lastimosamente, cuando llegábamos a las claves que explicaban los asuntos más trascendentes, y probablemente a causa del masaje en el muslo derecho, el perro Tastavín se ha dormido.

Ayer conocí Triodos Bank en Cuaderno de Campo. Siento no haber conocido propuestas de banca ética antes. Hace un tiempo tuve una cuenta corriente en un famoso banco holandés. Esta cuenta reportaba beneficios mensuales, permitía contratar depósitos de gran rentabilidad, etc. Hasta que un día pensé que con esos ahorros en ese lugar estaba colaborando en el gran entramado especulativo y desmedido construido cada día por estas entidades cuya vida gira en torno al beneficio máximo y al crecimiento. Saqué mis ahorros y los guardé bajo el colchón, a la antigua usanza. Las personas cercanas no entendieron bien tal acción, me acusaban de reaccionario (“intento debilitar el sistema bancario”, era la explicación que les daba…), de arriesgarme a que me robaran (si alguien tiene interés, el dinero está en el mismo lugar, aunque tengan cuidado con el perro Tastavín, pues está versado en política y filosofía pero también es un perro muy agresivo), de perder los beneficios del banco naranja, etc. Mi siguiente pensamiento fue desdomiciliar la nómina y cobrarla personalmente. Está nómina era ingresada cada mes en el banco que comete algunas de las mayores tropelías medioambientales en Aragón, por lo que colaborar con ellos no parecía lo mejor. La desdomiciliación no es una opción contemplada por quien me paga, así que no podía poner solución a este problema.

El enlace de Cuaderno de Campo me permitió escuchar una conferencia del subdirector de Triodos Bank, Joan Melé. Los enlaces a vídeos suelen darme bastante pereza, más si duran casi dos horas, pero comencé a escucharlo y me quedé pegado a la pantalla hasta su conclusión. Son ciento diez minutos de ideas claras y valientes, de optimismo y propuestas para el cambio. Les recomiendo encarecidamente que, al menos, lo vean comenzar. Tanto si creen que actualmente éste es un buen mundo para vivir como si están convencidos del inminente y dramático fin del mismo.

Hablando de bancos, hace ya casi once años que en uno de ellos (de los de madera, en este caso) pronuncié unas palabras titubeantes y atascadas que me siguen haciendo, aún hoy, un ser vivo profundamente afortunado.

Que tengan buen fin de semana.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias
Y no eres el único (lo ideal es que fueramos muchos pero por algo se empieza...)
Felices sueños

Animal de Fondo dijo...

¡Banca ética!
Hace días que quiero dejarte el comentario y hasta esta tarde de domingo hemos llegado. Confesaré que no he visto entero el video, pero sí una muestra variada y extensa. Y me habría encantado si al final no pidiera el dinero de la gente él también.
El sistema detecta todos los nichos del mercado, y no deja escapar uno solo. Estoy seguro de que lamentan mucho no poder ofrecernos fusiles para derribar el sistema por los "daños laterales" posibles. Quiero decir que, en mi opinión, banca y ética son palabras incompatibles, pero han descubierto que asociándolas alguien les llevará los ahorros. Tal vez me equivoque.
Siento lo mismo hacia las ONG. Me convencerían si los empleados ganaran el mismo sueldo que la gente a la que van destinadas las ayudas. Pero veo que para llevar agua a las chabolas nos movemos con un todo terreno estupendo, no por nuestro bien, sino por el bien de los pobres que necesitan que estemos rollizos y fuertes para ayudarles mejor.
¿Los productos de comercio justo? Estoy harto de ver que el precio final de los productos no tiene nada que ver con su costo de producción. Si se paga a céntimo la naranja en el árbol y se vende al consumidor en tres euros, que nadie me cuente que es relevante el precio inicial. Así que no me vendas la naranja a cuatro euros con el cuento de que le estás pagando cincuenta céntimos al agricultor, porque te estás enriqueciendo igualmente que el otro supermercado, solo que has acotado la parcela de mercado sobrante que los demás te dejaron explotar a ti.
Todo esto porque pienso que son formas dañinas que tiene el sistema de anular todas las iniciativas que puedan ponerlo en peligro, como el viejo cuento del pirómano que se hace bombero.
Lo único decente que se puede hacer con el capitalismo es quitarlo, sin más.
Por cierto, me gustaría conocer la anécdota de hace once años.
Saludos cordiales.

Eloi BLQ dijo...

Saludos kikiricabra,

te iba a escribir un comentario parecido a Animal de Fondo, pero como estoy en total sintonía con él, no voy a añadir nada.

no obstante, yo tengo mis dineros en una banca ética, pues de lo malo, pienso que es mejor escoger lo menos peor. Mas la mejor solución es lo que tu haces, tener tus ahorros debajo del colchón.

saludos
eloi

Marciano Ansotano dijo...

Anónimo, Animal de Fondo, Eloi BLQ, gracias, en primer lugar, por enriquecer el tema con vuestra aportación.

Animal de Fondo y Eloi BLQ:

Desde que leí ayer domingo el segundo comentario, ando dando vueltas al asunto. Debo comenzar diciendo que soy un profundo desconocedor de los tecnicismo de la economía, y que justo me viene para observar lo que me rodea. Desde este punto de inicio, que un banquero parta de premisas como la consideración de los países pobres, el cuidado medioambiental, el uso razonable de los recursos del planeta, etc, ya me parece algo extraordinario (en el sentido literal de la palabra y en el figurado) Respecto a los hechos, no puedo decir nada, pues apenas di una pasada por la página web del banco. Que plantee como insoportable el precepto mayor y casi único de empresas y políticos, el crecimiento, también me parece un hecho notable.

El planteamiento de esta banca como ocupante de un nicho de mercado libre y muy jugoso...ni me había pasado por la cabeza. Puede que sea ignorancia e inocencia, pero ...si esta fuera la explicación...poco les quedaría por defender a los que me llaman pesimista. Sería algo terrible y diabólico.

ONGs, pues tampoco tengo demasiado conocimiento de causa. El poco que tengo me lleva a pensar que allí están implicadas millones de personas, lo que significa que habrá personas egoístas, otras muy generosas, ..., pero su papel en muchos lugares realmente complicados es difícilmente cuestionable.

Comercio justo..., si el empresario-intermediario sigue sacando el mismo beneficio, pero el productor vive un poco mejor que en la miseria absoluta, prefiero esta opción. Puesto a ser estafado por el empresario, prefiero pagar un poco más y que el campesino pueda medio vivir. Y, repito, digo esto por responder al ejemplo dado, pues no conozco los entresijos y el funcionamiento real del "comercio justo".

Sobre el capitalismo, habiendo vivido toda la vida con él, no soy capaz de imaginar otro sistema económico y social. Viendo la marcha de los acontecimientos, creo que la solución vendrá dada en este caso por la naturaleza, que equilibrará, tarde o temprano, los desmanes cometidos por nuestra inteligente especie (este eror sí me parece de bulto: cuando el conferenciante opone constantemente el concepto de humano con el de animal, racional frente a instintivo, moral y libertad humana frente a determinismo animal, conducta humana rica en matices e impredecible frente a conducta animal previsible y estereotipada; pero esto será porque no habrá tenido nunca perro o no se habrá parado ninguna tarde a observar un carbonero, un búho, o una lagartija)

En la NASA hace años que investigan para la ocupación de espacios extraterrestres como la opción más viable ante el desarrollo de nuestra especie en la tierra. Científicos de prestigio indican esta opción, o un desastre natural, o una tragedia nuclear como los posibles desenlaces a medio plazo. En la realidad, casi todos los que tienen recursos y buena vida quieren, queremos, tener más, los que no tienen nada quieren tener algo, la población crece de forma alarmante, ...finalmente creo que todo se reduce a esperar el comienzo de los fuegos artificiales.

En cualquier caso, muchas gracias a todos por haber ofrecido más perspectivas de pensamiento y la necesidad de conocer mejor estos conceptos de los que hablamos.

Un saludo.

Animal de Fondo dijo...

A vuelapluma, Marciano. Entro ahora mismo en la página de triodos. Miro los depósitos para empresas, que parecen los más rentables. Vienen dando a un año entre el 1,35 y el 1,65 TAE. En uno plantan un árbol (sale caro el árbol) y en otro dan un 0,7 a Amnistía internacional. Si el tipo del mercado está al 4 % (y hasta el 5% con condiciones leoninas) me parece que el beneficio está jugosito. Miro los fondos de inversión (hay que ir a la página en inglés) y veo que están domiciliados en Luxemburgo, que es una consideración de mercado puro, para no pagar impuestos. ¿Quién es el tenedor y administrador de los fondos? Un tal banco Dexia, que podríamos seguir investigando. No quiero ni ponerme pesado ni perder tiempo investigando más. Es que hay cosas claras, los verdugos no trabajan para la madre teresa de Calcuta, son contradicciones en su propio término que no pueden ser. La esencia del capitalismo está en los bancos, por sí, y consiste en desligar la remuneración del capital y la del trabajo. Al trabajo se le remunera con la cantidad mínima que sirva para reponer la fuerza del trabajo perdida y al capital se le remunera con el resto; esto es, con todos los beneficios. Y eso implica que el producto del trabajo que hacen, pongamos mil señores obreros, que son los que lo hacen todo, se lo lleva por la cara -en este "por la cara" está la discusión- un solo señor que es el que posee las acciones y que no necesita trabajar en nada. Eso es la explotación humana, ese es el origen de todas las desigualdades del mundo y es eso, en mi humilde opinión, contra lo que hay que luchar como se pueda y se sepa.
La caridad está bien a nivel personal, está muy bien, es magnífica. Pero a nivel social hay que mirar: 1) si sirve para suavizar las condiciones que harían posible una revolución. 2) si se opone por eso mismo a la justicia.
El capitalismo sí es terrible y diabólico. No soy creyente, pero los Papas lo llevan diciendo con esas mismas palabras desde León XIII y la "Rerum Novarum".
Perdón por el libelo y saludos cordiales.

Marciano Ansotano dijo...

Animal de Fondo, estaban ya contados los billetes encondidos en el colchón y ahora me haces volver a guardarlos.

Me has dejado desorientado. No sé nada de taes ni de fondos de inversión.

¿Cómo pudo gustarme tanto la conferencia del subdirector del banco y parecerme tan coherente y cierta tu argumentación?

Hacía tiempo que no me encontraba tan falto de criterio.

Gracias, en todo caso.
Un saludo.

Eloi BLQ dijo...

Bueno, Animal de fondo nos ha dado toda una clase de hipocresia del mundo ético. Yo también anduve buscando datos de este banco y caí en las mismas conclusiones.

no obstante, marciano, tu post tiene sentido y, a veces, hay que hacer según el primer instinto que tenemos y después pararse a reflexionar, sino lo único que nos queda es la depresión y el suicidio colectivo.

por otro lado, dices que no sabes de otro sistema social que el capitalismo, pues siempre has vivido en él. Precisamente esto debe ser la excusa o, mejor dicho, el incintivo para querer provar, para ser curiosos. Sabemos que el capitalismo es injusto, pues vayamos a por otra cosa. No tiene por que ser el comunismo o el anarquismo, etc. Podemos inventar otra cosa, por ejemplo, una sociedad justa... el justicismo. Pero primero tenemos que plantear que entendemos por una sociedad justa.

En todo caso, el problema hoy en día es que ponemos un individualismo egoista en primera premisa que, como deja entrever Animal de fondo, corta cualquier posible Revolución. Un cambio de sociedad (o de vida) requiere sacrificios, requiera un colectivismo que no piense solo en el individuo, sino en una sociedad.

saludos

Anónimo dijo...

Eloi, a pesar de todo sigo pensando que el señor banquero transmite ideas realmente interesantes. Sobre la práctica bancaria real, Animal de Fondo ha aportado un punto de vista crítico que parece muy coherente y válido; muy por encima de lo que soy capaz de atisbar con mi ignorancia e inocencia (suelo creer las palabras de las personas...)

Respecto al capitalismo, claro, me encantaría conocer a su verdugo; me refería a que he conocido solamente a una sociedad incapaz de vivir de otro modo y regida hasta en los mínimas decisiones por los imperativos de este sistema, por lo que me resulta muy difícil imaginar un cambio.

Una revolución...me encantaría vivir un tiempo agitado donde los oprimidos cogieran lo que les hemos impedido tener tanto tiempo. Revolución de respeto, de justicia, de moderación, de sensibilidad, de poesía y de ciencia, de astronomía y filosofía.

De momento, iré a dormir, que es lo mejor que puedo hacer en estos instantes.

Un saludo y gracias por tu aportación.

Publicar un comentario