viernes, 2 de julio de 2010

GRACIAS, COMPAÑEROS.

Instantes creadores de armonía


Zaragoza amanece en frenética actividad humana. Dos personajes extraños y confundidos con la vida y la conciencia de la existencia contemplan perplejos los cortahierbas en pleno paraje natural protegido y los martillos perforadores agujereando el suelo recién hormigonado en busca de quién sabe qué objetos o respuestas. Quizá tanto movimiento sólo responda a eso, a una búsqueda inconsciente de respuestas.


El curso ya ha finalizado, y con él una experiencia increíble. Los mejores compañeros de trabajo que tendré nunca me despidieron de una forma que estoy seguro no merezco. Buena parte de lo que soy ya les pertenece, puesto que ellos me lo han regalado con ejemplos constantes de trabajo, inteligencia y sensibilidad.


Ahora me despido durante unos días, pues voy a seguir maravillándome con este planeta tan extraño en el que aparentemente vivimos.


Que tengan un feliz comienzo de verano.

4 comentarios:

Joselu dijo...

Feliz verano, un tiempo que también se puede llenar de densidad. No sólo es un tiempo de espera. De hecho mejor no esperar.

Eloi BLQ dijo...

que disfrutes

laMima dijo...

Que bonito eso que dices de tus compañeros....
Feliz verano,disfruta tú que puedes!!

Anónimo dijo...

Lo mereces. Sólo recibes lo que das, seguro que vas a ser feliz en otro entorno, pero aún eres incapaz de saber cuánto feliz has hecho a muchas personitas y personas por instántes y en momentos trepidantes y especiales. Suerte y buen regreso

Publicar un comentario