jueves, 14 de mayo de 2009

MODELAR LA MIRADA.

Entrenando la percepción: perspectiva del saltamontes (afortunadamente, parece ajena a la estrepitosa ciudad y sus avances).

En todos los aspectos de la vida los comportamientos y concepciones en torno a algo concreto se van modelando conforme se conoce y se interactúa con ello. Si, además, el objeto de consideración es profundamente especial, ese modelado que se produce en las percepciones es aún más sorprendente.

Comencé el curso desorientado, cada alumno me sorprendía e incluso asustaba, no sabía nada de sus vidas, de sus maneras de entender, de expresar, de sus modos de mirar y de sentir, no sabía de un sistema de trabajo que exigía grandes dosis de cooperación e ilusión, no sabía…

Ahora, cuando observo algunos avances notorios en algunos grupos o niños, me planteo si realmente es un avance, o simplemente he aprendido a mirar, a interpretar sonrisas, detalles, pequeños movimientos o intenciones que meses atrás me resultaban inaccesibles y desapercibidos.

Hemos conseguido alcanzar algunas situaciones de buena conexión entre alumno y maestro que echaba íntimamente de menos, pero por caminos diferentes. Hemos alcanzado el mismo punto que otros años, hemos sentido cosas parecidas, aún sin existir comunicación oral, estando la motricidad alterada, o los sentidos limitados.

Y jugando con la vida, con el trabajo, con lo interior o lo exterior, jugando…, confirmo que la normalidad no existe, que es una mentira, un pacto que aceptamos cada mañana, pero que se diluye cada instante.

Nota: he aprendido las pautas básicas de supervivencia que ya me permiten robar un pedazo de felicidad, pero aún no sé nada.

3 comentarios:

Joselu dijo...

El curso por fin ha resultado más gratificante de lo que se esperaba. Me alegro por ti y por tus alumnos. Nada es como uno se imagina. Esta es la maravilla y también nuestro desconcierto.

laMima dijo...

Cuanto me ha gustado eso: "la normalidad no existe, es un pacto que aceptamos cada mañana pero que se diluye a cada instante"... estoy completa y emocionadamente de acuerdo.
Yo tb me alegro de que el curso te haya sido gratificante, tenía que serlo.

Marciano Ansotano dijo...

Hola Joselu, hola Lamima.

Gracias a ambos por vuestras palabras. Todo cambia tanto según el estado emocional, según pequeños detalles...; mis percepciones son tan volátiles que cada vez confío menos en ellas. Desafortunadamente es lo único que tengo.

Lamima, me alegra mucho que te haya gustado esa frase que, por cierto, surgió de una parte diferente que el resto del texto. Llegó desde más adentro expresando ideas muy personales e íntimas. Es una de esas frases que pongo por necesidad pero sintiendo que la gente la entenderá fuera de contexto y sin sentido. Por eso me alegra aún más.

Un par de abrazos para cada uno.

Publicar un comentario