viernes, 14 de noviembre de 2008

QUERIDOS NIÑOS DE PEÑARROYA.

El cansancio y la falta de tiempo no dejan demasiado hueco a la creatividad, así que me repetiré: las penurias del maestro se compensan desmesuradamente cuando una semana, cinco meses después de haber marchado, llegan tres cartas de Peñarroya con las voces de niños que envían palabras dulces y llenas de cariño. Todas significan una enorme ilusión cuando las descubro en el buzón, pero reconoceré que me tocan especialmente los sentimientos las de los niños de primero: palabras sencillas y especiales como sólo un niño de seis años puede escribir:

Hola José Luis ¿cómo estás?. Laura y María bien. ¿Nos haces un favor?: ¿puedes volver al cole al otro año?.

Por favor, ¿nos puedes dar tu número de teléfono?.

El de Laura es: 978…; el de María es: 978…

Te queremos mucho, María, Laura y María.

3 comentarios:

Joselu dijo...

¡Qué dulces mensajes! ¡Qué maravilla sentirse querido por los chavales!

laMima dijo...

Que majicos,que tiernos.
¡Ay! no sabes lo que me duele comprobar que Palabras Mágicas sigue anclado en julio....
Enhorabuena por esas cartas Jose Luis.

Anonymous dijo...

Ese recuerdo cariñoso de los niños es un estímulo maravilloso y da sentido a muchas cosas.

Lamima, Palabras Mágicas...es una lástima que se haya abandonado una actividad que los niños realizaron con tanta ilusión y que reportó mil contactos, cartas, aprendizajes, emociones, ...

Saludos para ambos y gracias por vuestro comentario.
José Luis.

Publicar un comentario