lunes, 3 de marzo de 2008

NI UN SEGUNDO MALGASTADO. QUE CADA INSTANTE SEA PLENO DE INTENSIDAD.


“…cerca de las cuevas que habitaron los hombres prehistóricos antepasados de José. Y José lo mira: no le teme a nada y le teme a todo. Es viejo. Pierde fuerzas. Le preocupan el invierno, la nieve, y el viento. Pero no se asusta. Hace lo que tiene que hacer en cada tiempo. Forma parte de la montaña, como los enebros, las águilas, las abejas o los quejigos”.

Hoy es un mal día. La vieja señora de la guadaña. Me desconcierta observar la quietud absoluta donde antes había ágil movimiento, donde antes se mezclaba con pasión esa especie de receta milagrosa y fascinante que es la vida dando lugar a algo maravilloso. En todo caso, sirva para hacerme un poco más sensible, si cabe, ante nuestra infinita suerte (y responsabilidad).

Este blog cuenta desde hace algunos días con nuevos visitantes. Sean bienvenidos. El lugar, en esencia y no estoy seguro, simplemente responde a cierta necesidad interior de contar. De contar para entender y para comprendernos. Tanto como entender y comprender no: más bien para calmar el desasosiego de lo contrario. Suelen aparecer fallos, emociones, decepciones y alegrías.

El sábado finalizó el curso de EF organizado por el CPR de Alcañiz. Este último fin de semana el ponente, Alfredo Larraz, trató el tema del currículum aragonés de EF y expuso su idea de programación basada en la praxiología motriz (conducta motriz, dominios de acción, principios operativos, de método, de gestión, competencia motriz, educación integral del niño, etc.). Por diversas circunstancias en poco tiempo le he escuchado varias veces y sólo puedo estar agradecido. Conocimiento y trabajo ingente, maravillosas historias de Pierre Parlebas, o del pedagogo francés de Olorón (“ustedes dirán”, “usted me enseñó a pensar”), palabras comprometidísimas en cada uno de sus sonidos con la escuela, con la mejor educación posible para los niños. Hace dos años, en Ansó, mi tierra espiritual, pensaba cada dos días que mi oficio era el más hermoso. Por diversas circunstancias, ahora no pienso tantas veces ésto. El sábado, de nuevo, durante el curso, volví a sentir que mi trabajo era el más bonito, y que era afortunado, y que ser maestro es un privilegio, y que la escuela es una buena razón para invertir una vida si ésta quiere ser plena. Todos los asistentes quedaron ilusionados. No dejen de escucharle si tienen ocasión.

Ya lo he comprendido. Mis vidas, las dos, quedan al margen de la ley y sus zarandajas. Por encima, por debajo, o a un lado, no importa. Nos echaremos al monte, otra vez, y sólo pensaremos en lo importante. Eso sí, siempre poniendo todo en juego, los sentimientos y las fuerzas. Que no haya ni un miserable segundo malgastado por lamentar. Vivir cada día como si fuera el último. Va todo en la apuesta.

5 comentarios:

Anonymous dijo...

me alegro de que llegues a esa conclusión, porqué este blog se estaba convirtiendo en el muro de las lamentaciones, no creo que tengais tantos motivos de queja!!
carpe diem

Anonymous dijo...

¿Motivos de queja?. Yo pensaba que aún no había empezado a quejarme. De hecho iba a comenzar con el listado de quejas importantes.

Creo que la conclusión a la que consideras he llegado no está reñida con el hecho de ser consciente de lo que hay alrededor, con ser crítico. Más bien creo que es al revés, y ambas opciones están consustancialmente unidas.

Un saludo.
José Luis.

Anonymous dijo...

Hace días que no os ecribo, lo siento; pero no os he dejado de leer ni uno solo. Me gustan las ilusiones y que no te critiquen de lamentaciones, la vida no es toda de color de rosa y es éso lo que nos hace valorar más lo que sí que es rosa; Un saludo Julia.

Anonymous dijo...

Hola Julia.

Ya sabes que siempre estamos contentos de recibirte por estas tierras.

Un abrazo.
José Luis.

laMima dijo...

Vuestro trabajo, tal como lo intentáis hacer, es el mas hermoso.
No lo dudes nunca.
Y ya sabes que de todo tiene que haber en botica...si no fuese así no sabríamos valorarlo.
Saludos

Publicar un comentario