martes, 13 de noviembre de 2007

EL MUNDO. UN MAESTRO EN EL AÑO 2007, LA ESCUELA EN EL SIGLO XXI.


Me pregunta: “José Luis, si el periódico es algo serio y trata temas importantes, muy graves algunos, ¿por qué entonces en el periódico siempre hay un capítulo con anuncios de chicas y de chicos desnudos que dicen algunas cosas un poco…?”. Buena pregunta señor niño, yo no sé la respuesta. Bueno, sé que el dinero es importante, y que muchas empresas y personas dedican a este fin su vida y sus esfuerzos. Más allá, si hay algún periodista, redactor, director, etc., que me ayude a dar una respuesta decorosa a este niño. De paso, también me servirá a mí.

Un repasillo de algunas noticias. Intentaré hacer una pequeña foto (interesada, sí, pero nada me invento):

Sobre desarrollo sostenible (algunos políticos en grave estado de inanición, de tanto llenarse la boca con esta pervertida expresión): “las luces de navidad de Zaragoza que se encenderán la última semana de este mes emitirán cinco veces más CO2 que una familia en un año. 13000 bombillas formarán parte del alumbrado especial, de las cuales 2200 serán de bajo consumo”. Qué bien la navidad, y qué bien el Corte Inglés, qué contentos todos con la navidad ($). Heraldo de Aragón, 7 de noviembre de 2007.

“El número de niños con sobrepeso se ha triplicado en los últimos 25 años. Más de 500 expertos debaten sobre las causas y soluciones a este problema en el VIII Congreso Nacional de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad”. Supongo que con el estudio de las causas acabarían pronto. Que midan dónde vive la gente actualmente, que cuenten los pasos que da un niño hoy en la ciudad, que se acerquen a un recreo de una escuela para observar los almuerzos, y, para acabar, que vayan al Corte Inglés (el mismo de antes, $) para comprobar qué traerán este año los reyes a los niños. Heraldo de Aragón, 24 de octubre de 2007. Por otra parte, considerando otros problemas, quizá éste no tenga opción de durar demasiado.

“A finales de este siglo la capa de nieve en los Pirineos a una altitud de 1500 metros no durará más de 100 días al año, cuando actualmente persiste más de 120”. Herve Douville, investigador de Méteo-France, en el II Congreso Internacional Pirenaico sobre el agua. Al respecto, algunos se plantean en el Consejo Económico y Social Regional, y en otros lugares, si son viables las estaciones de esquí de media montaña y los sistemas de innovación artificial. ARAMONNNNN, ARAMONNNNNN, ¿estás ahí?. El Periódico de Aragón, un día de los recientemente vividos.

“¡Ay, aquellos tiempos de la comida-basura!. Ahora sólo me llega para basura” (mientras se observa a un monigote que empuja un carro lleno de alimentos). Viñeta de Cano, en Heraldo de Aragón. Aplíquese como idea relacionada a la cuestión de los niños-bola comentada dos párrafos arriba.

“Tres de cada cuatro jóvenes, asiduos a la comida rápida, que toman a diario. El 33% afirma que nunca, o casi nunca incluye en su menú mensual comida sana. El 10% dice que no desayuna nunca en periodo lectivo, un 16% nunca o casi nunca consume fruta, y el 87% no consume verduras a diario. El 23% toma dulces todos los días, y el 30% bebe diariamente refrescos y bebidas azucaradas”. En Heraldo también, hace dos o tres días. ¿Añadimos algo más sobre la alimentación y el estado corporal de los jóvenes?.

Dos buenas para acabar:

Publicidad en Heraldo de la empresa Saica: “¿sabía Vd. que…consumir papel es un signo de desarrollo?. Consumir papel ayuda al Medio Ambiente porque es un material renovable, biodegradable y reciclable”. Vaya con Saica, qué difícil lo ponen para no quedar fascinado por los laboriosos y concienzudos argumentos, qué poca vergüenza. Me parto de risa, es la monda, hoy se puede decir cualquier cosa en cualquier parte. Da igual grande o pequeño, alto o bajo, verdad o mentira, real o interesado. No pasa nada.

“Eudald Carbonell vaticina el colapso del Homo Sapiens durante este siglo. En su libro El Nacimiento de una Nueva Conciencia prevé la muy posible desaparición de buena parte de la especie humana durante este siglo”. Afirma que no se trata de futurología (no es la bruja Lola, sino un reputado paleantropólogo codirector de la excavación de Atapuerca), sino de estimaciones objetivas en base a “la desigual distribución de los recursos en el mundo, a la crisis ecológica, al crecimiento de la población mundial. “El camino emprendido lleva a la especie a la autodestrucción”. Heraldo de Aragón, hace seis días. ¿Qué veremos hoy en la TV?, ¿los problemas de Victoria Beckam con la manicura?, ¿el último anuncio de Alonso?, ¿el penúltimo problema en torno a las competencias autonómicas?, ¿el entrenamiento del Madrid?, ¿supermodels?.

Al margen de lo agoreras que puedan parecer a algunos las citadas afirmaciones, existe consenso científico en torno a la base del concepto, al problema gigante al que nos enfrentamos, las consecuencias terribles. Recordaré algo escrito hace unas semanas, donde S. Hawkins señalaba, tan tranquilo, la necesaria búsqueda de otro planeta ante la certeza de que éste va a cascar sin tardar mucho.

¿Estoy a punto de perder el juicio definitivamente y me estoy convirtiendo en un maníaco obsesivo o la sociedad no está adormecida, sino en fase REM?. Quizá muerta ya.

Las funciones de la escuela son varias:
- Reproducir modelos sociales y culturales imperantes.
- Ejercer la función crítica ante fenómenos ocurridos en el entorno.
- Promover nuevas situaciones sociales, culturales, …, de mayor justicia, más conformes con la razón.
- Etc.

Esto ha estado escrito en los apuntes de todos los maestros que por aquí danzamos, en alguna asignatura como Didáctica General, o Teoría e Historia de la Educación, u Organización escolar, o…; yo me pregunto:

¿Qué hacer como maestro ante el panorama que ofrece el mundo en instantáneas como la anterior?, ¿qué papel representar?. Llegados al año 2134, echando la vista atrás, ¿qué papel habrá desempeñado la escuela en relación a los hechos importantes sucedidos este siglo?, ¿habrá promovido actitudes críticas, rebeldes, inconformistas?, ¿habrá colaborado mansamente entregando la dosis correspondiente de morfina a cada cerebro que descanse sobre una de sus sillas?, ¿habrá enseñado la propiedad conmutativa, que en el bosque hay animalitos, y que los humanos nos comunicamos mediante el lenguaje (receptor, emisor, canal, código)?.

¿He perdido el juicio?

4 comentarios:

Gonzalo dijo...

... solo espero que en el 2134 nos recuerden (si queda alguien) como aquellos que intentamos mejorar la sociedad de aquella época en que vivíamos, nadando contracorriente y luchando contra el más poderoso monstruo creado por el hombre mismo, el dinero, el poder...No obstante, apostemos por el optimismo, no nos queda otro remedio...

Anonymous dijo...

Me alegra el optimismo.

Yo creo que pasaremos a la historia como los actores de una época bien oscura, negra-negrísima, creo que la peor.

Gonzalo, ¿nos conocemos?.

Un saludo.
José Luis.

Jorge dijo...

Me has pegado tu pesimismo jose Luis, asi que te digo que en el 2134 no os recordara nadie, no por que la labor desarrolada no sea importante, sino por que el momento es manifiestamente mejorable y .... bueno tu lo dices "actores de una epoca oscura".

Anonymous dijo...

Hola Jorge.

No me hagas cargar con el contagio del pesimistmo. De todos modos, al más puro estilo empresarial-ejecutivoengominado se puede pensar que cuando el mercado está peor es cuando mayores oportunidades de negocio surgen.

En este sentido, hay cientos de posibilidades para hacer cosas, ayudar, no resignarse, intentar ese nado contra corriente. Claro, que al final, uno siempre puede pensar, yo lo hago, que es una lucha desmedida e imposible. Pero, al final, cada uno ha de buscarse una excusa para dar sentido a una vida, y, para mí ésta es una buena (probablemente tú conoces muchos más ejemplos de personas que realizan una labor y manifiestan un inconformismo admirables).

Un saludo y gracias por la visita y el comentario.
José Luis.

Publicar un comentario