martes, 6 de noviembre de 2007

CONTRA LAS CUERDAS EN EL SEGUNDO ASALTO.


La situación amenaza con engullirme finalmente. El año pasado solicité estar en esta clase de segundo ciclo para afrontar el reto de trabajar con un grupo en el que había habido algunos problemas otros años. Este hecho apenas me ha influido en el devenir de las clases, está bien controlado, pero la clase es muy numerosa, la mayor del CRA con catorce niños, lo que significa que muchas iniciativas que he puesto en marcha en estos meses iniciales me están desbordando y suponiendo un esfuerzo importante que no sé si podré mantener el curso entero.

Quizá me haya equivocado y debería haber calibrado mejor el tiempo, las fuerzas y las características de la clase.

Se puede añadir el concurso de traslados en la lista de preocupaciones. Acaba de publicarse hoy la convocatoria. Tras llevar un año posponiendo el momento para pensar en él, ahora no se me ocurre nada distinto a seguir retrasando la decisión hasta el último día que la convocatoria permite. ¿Qué hacer si las ganas de estar con alguien son tan desmesuradas como la aversión a vivir en una ciudad grande, como las ganas e ilusión por vivir en un pueblo pequeño donde tener una vida sencilla, humilde, alejada de ruidos y pendiente de las pequeñas cosas de este mundo, sin necesitar demasiado?.

En Palabras Mágicas, al estilo de lo visto en otros blogs, los niños han escrito un artículo con sus impresiones sobre la lectura del libro Palabras de Caramelo. Me ha sorprendido muchas de estas opiniones: por su profundidad, sinceridad, emotividad, …; esto es una muestra, quizá representativa, de algunas actividades que exigen que el niño escriba con su corazón, con su cerebro, y ¡con ganas!. Me refiero evidentemente a actividades alejadas de las tradicionales y rutinarias que forjan personas que odiarán la lectura y la escritura, y que dan pie a esas citas en las que algunos afirman haber tenido una infancia productiva y feliz… ¡a pesar de la escuela!. En la sección de enlaces, ya tenemos dos colegios con lo que estamos iniciando una interesante amistad.

El viernes Paula provocó una gran idea: recibir a los niños cada mañana con una canción. Va sonando desde que entran a clase y supone una especie de ritual durante el que tranquilamente sacan sus materiales y se preparan para afrontar la jornada. Se evitan líos, los niños autónomamente se van organizando, y especialmente, se comienza el día con paz, armonía, belleza y quizá aporte un granito de arena en desarrollar su sensibilidad. De momento, In My Heart, de Moby, y Nirvana, de El Bosco, han resultado estupendamente, por lo que continuaremos este pequeño hábito escolar.

En Educación Física, tras la unidad de patinaje, hemos comenzado con una relacionada con la Expresión Corporal, pero la falta de preparación (en ambos sentidos) está haciendo que nada salga como debiera.

9 comentarios:

julia dijo...

Complicada decisión
la que marca tu corazón
es difícil elección
decídete por una buena razón
y no te des un sofocón.
¡Me gusta tu blog un montón!

Jorge dijo...

Solo dire.... buff, chungo.

Víctor Juan dijo...

Hola José Luis.
Lo tienes muy fácil. Mucho más fácil de lo que parece. Puedes vivir a diez minutos de una gran ciudad como Zaragoza y vivir como en un pueblo. Yo tengo vecinos que se mudan -se cambian de calzoncillos- para ir a la ciudad, que cuentan la vida en adores, que no han terminado de leer un libro nunca, que conocen cada hierba de las que crecen en los caminos... y vivimos a 10 minutos de la ciudad. Se puede trabajan maravillosamente en la ciudad, pero también se puede trabajar en Cuarte, María, La Muela, Calatorao, Lumpiaque, torres de Berrellén, Sobradiel, Épila... en fin, pueblos a los que cuesta menos llegar de lo que cuesta ir de la plaza san francisco al actur.
Todo va a ir bien.
ánimo

Jorge dijo...

Pero... tu no puedes elegir destino ¿no?.
vivir en un pueblo cerca de la ciudad, como dice victor juan, seria una opcion.

Anonymous dijo...

Julia, muchas gracia por el poema. Creo que es el primero que alguien me dedica. "Complicada decisión" ...que resultaría más fácil si por cabeza no tuviera un MELÓN.

Jorge. Yo ordeno mis preferencias (creo que unas 300 opciones) en una lista de igual modo que todos los que quieren concursar. Y, a partir de allí, se van asignando las plazas según los puntos de cada uno.

Víctor: hace poco leí a Inde que un niño deja de serlo cuando un beso, una caricia, un susurro de su madre no consigue tranquilizarle. Ojalá que el "todo va a ir bien" siga haciendo su efecto, pero ...; de todos modos, siempre tengo presente que para el rato que estamos por aquí, con cualquier cosa se puede pasar. Aunque yo soy muy, muy, muy de pueblo. De pueblo más lejanos que los que nombras. Más de pueblo que la remolacha forrajera, que dice mi querido Emilio. En otro orden de cosas: enhorabuena por el tercer hijico del MPA: Los Niños del Frente. A ver si nos hacemos con él.

Un abrazo para todos y muchas gracias por vuestra consideración al escribir sobre este feo tema.
José Luis.

Víctor Juan dijo...

No busqueis Los niños del frente.
Jaume y tú lo recibireis en unos días, que para eso sois colaboradores del museo.
Os llegó la invitación, supongo

laMima dijo...

Haz caso a Victor, piensa en un pueblo cerca de la capi..no es tan complicado.
Y déjame repetirte la frase que recuerdas a Victor (no era Inde sino yo quien la colgó), a mí también me impresionó:

.. ¿Cuándo seré mayor?

.. Cuando te dé un beso y no se te quite la pena

No debería suceder nunca.
Suerte.
PD Por cierto, que idea mas buena esa de comenzar la clase con música. Genial, ¿no dicen que amansa a las fieras?

Anonymous dijo...

Hola Lamima.

Lo de la música está resultando magníficamente. Para empezar, todos los niños comienzan el día contentos, puesto que la actividad es de su agrado. Aprovecho para nombrar la canción que pondremos el lunes: Ask the Mountains, de Vangelis y Enya. Conocí esta canción hace un par de semanas y me emociono cada vez que la oigo.

Gracias por recordar ese fragmento tan bonito sobre la niñez, sobre su pérdida. Pérdoname la equivocación al citar a la responsable (en todo caso, nombré a una amiga, que es menos fallo, ¿no?).

Ya veremos qué sucede con el traslado. Hay que medir bien la distancia, porque con el crecimiento de la capital igual vas a un pueblo y mañana Zaragoza lo engulle (conmigo dentro).

Un saludo.
José Luis.

laMima dijo...

No me importa en absoluto que no recordaras que fui yo quien "pilló" la cita, de veras, ha sido por hacerme la picajosa. (Además Inde y yo somos almicas gemelas, ya lo sabes)
En cuanto a lo de la música me encanta de verdad. ¿Siempre música tranquila?, igual algún lunes podías meterles "marcha" con algo de Gwendal por ejemplo...¿o ya tienen suficiente marcha?..
Venga, no te agobies demasiado. Nunca tienes todas las cartas en la mano para tomar decisiones, nadie las tiene. Estamos condenados a acertar..o equivocarnos.

Publicar un comentario