miércoles, 26 de septiembre de 2007

GREENPEACE, MARCEL MARCEAU, LOS FAYOS, LIBROS ESCOLARES, PALABRAS MÁGICAS.


Hace pocos días Greenpeace se manifestó en la plaza del Pilar para mostrar su rechazo a la fabricación de bombas de racimo en lugares tan insignes como la Zaragoza de la Expo. Al margen de la dicotomía ecologista-no ecologista que parece estar gestándose cada vez de manera más clara, sólo puedo decir que acciones como ésta nos informan (o me informan) de hechos tan terribles como éste, y que de otro modo desconoceríamos (o desconocería). Por cierto, gran parte de las bajas que estas bombas provocan son civiles, y, en concreto, muchos niños. Qué le vamos a hacer, no entiendo las guerras, ni los que se fuman puros con lo que ganan al vender las bombas.

Marcel Marceau murió hace unos días. Yo fui muy afortunado al poder disfrutar de su espectáculo hace unos años en el teatro Principal de Zaragoza. Fue un momento en el que lo que una persona puede hacerte sentir, disfrutar, pensar, observar, …, tiene más relación con el mundo de lo milagroso que con el otro, el normal. Además, creo que con él también marcha una manera de entender el mundo muy especial. Su padre, carnicero como el mío, fue asesinado por los nazis, y su vida comenzó en semejantes ambientes. Aquí la triste noticia, y aquí un vídeo con una mini-entrevista que me parece muy bonita (enlace disfrutado gracias al blog de Lamima).

Hace cuatro días visité el precioso pueblo de Los Fayos, cercano a Tarazona. La curiosidad siempre existía al pasar cerca, pero nunca había llegado hasta el pueblo. Es un lugar precioso, con gran riqueza paisajística, natural, ornitológica (el pueblo nace bajo grandes moles de conglomerados donde hay gran variedad de especies rupícolas), y con la magia de los pueblos típicos del somontano del Moncayo, con sus viviendas y coloridos tan característicos. Allí nos acercamos al primer abuelo con aspecto de conversador y les consultamos sobre el pueblo: lo de siempre, en invierno cuatro gatos, y el negro futuro inmediato. Y un dato, unas palabras que surgían con resignación, incomprensión, impotencia, y enfado, a partes iguales: la construcción del pantano del Val (que cuelga sobre el pueblo), y que provocó fuertes reacciones sociales, puesto que acababa de un plumazo con todas las tierras de labor en las que se basaba la economía local; todo a cambio de cuatro perras para cuatro gatos que se fueron tan contentos. Nos informó que, también como siempre, se pasaron las reacciones sociales por las inmediaciones de la entrepierna y todo siguió su curso: ingentes talas, presa, etc. El resultado final fue el de acabar con la riqueza de la agricultura local, la eliminación de las fuentes por las que era envidiado el pueblo (paradojas, ahora detestan el agua que han de beber), y la creación de un pantano que lleva diez años esperando inauguración y del que no se conoce utilidad alguna (no abastece a nadie ni a nada, aún), además de dar el empujón definitivo para que las pocas familias que luchaban por mantener la vida del pueblo se vieran forzadas a emigrar. A ver si Inde, que creo es mujer de aguas, tiene alguna información u opinión.

La escuela comienza a andar, lenta pero avanza. Primeros e importantes problemas y miedos, pero los parches parecen buenos, de momento. El sábado hice la primera compra de palabras. Las había de diferentes colores, sabores, tamaños, orígenes, …, así que la selección llevó un tiempo:

- Una colección de varios libros de la editorial Edilupa: Planeta Tierra, Rocas y fósiles, Océanos y Mares, Clima, Sistema Solar. Me parecieron claros y con unos contenidos atractivos e interesantes. Pretendo que sean una referencia importante en buena parte del trabajo a realizar en Conocimiento del Medio.

- El Cuerpo, de la editorial Larousse, explica también de manera clara y amena, y con unos contenidos de un buen nivel científico, algunos conceptos fundamentales de este artilugio que tantas cosas buenas, malas, e inexplicables es capaz de generar. Ya hemos comenzado su trabajo y todos estamos contentos.

- Diccionario por Imágenes de las Artes, de editorial Fleurus: forma parte de una colección de libros sobre diferentes temas bastante famosa. En este caso, andaba buscando un libro de referencia para la asignatura de plástica que impartiré por primera vez. Buscaba un recorrido histórico por los principales movimientos artísticos, con sus personajes y obras clave, y este libro se acerca bastante a tal idea.

- Los Enanos Amarillos, de editorial Siruela. Esta obra la compré simplemente por ser su autor Jostein Gaarder, el autor del genial El Mundo de Sofía. Buscaba en este caso una libro para leer a los niños en clase, el primero del curso, hasta que encuentre el que tenía pensado utilizar: Ojo de Nube, precioso y recomendado por Mariano Coronas el año pasado. La historia es divertida, y con ella espero comenzar a abrir esas orejas que en el verano no han escuchado, en muchos casos, tantas palabras e historias como ese momento merece.
Quedando de este modo gastado el presupuesto anual asignado para libros en mi clase (...).

Casi lo olvidaba: lean el blog de los niños, lean las Palabras Mágicas , que ya dan sus primeros pasos, sus primeros hechizos (díganlo a sus amigos, a sus novios y amantes, a sus vecinos). Espero que el de hoy haya sido no un paso cualquiera, sino un gran paso, casi un salto (como otras veces, yo me entiendo). Y sepan que cada comentario que hemos visto al primer artículo escrito ha desatado un estallido de aplausos y alegrías, veinte o treinta mil sonrisas, grandes intenciones para volver a escribir cómo se ve el mundo a los ocho o nueve años. Así que gracias.

5 comentarios:

Jorge dijo...

Lo que comentas del pantano de los Fayos me recuerda a lo ocurrido con Janovas,Expropiado para inundarlo y despues de cuarenta años, nada, alli estan sus ruinas.
Por cierto hay una imagen en este pueblo, tristisima,entre la ruinas de un gran edifio, en lo que seria la segunda planta, en la pared todavia se aprecia con claridad la pizarra, con un verde gastado por el paso del tiempo, de lo que fue la escuela, hoy llena de zarzales.
Mi familia materna son carniceros tambien, yo mismo he trabajado de carnicero.

Anonymous dijo...

Hola Jorge.

En Jánovas creo que hay o ha habido movimiento estos últimos tiempos para restituir parte de lo allí ocurrido. Creo que podrán informar por aquí mejor que yo.

La imagen de la pizarra me parece una de las más tristes que pueden apreciarse.

A ver si puedo visitar ese lugar pronto.

Saludos y gracias por tus aportaciones.
José Luis.

lamima dijo...

Cualquier cosa sobre Jánovas...preguntad a Marisancho (http://inde.blogia.com). Por cierto que este sábado tienen fiesta por allí (pinchad el enlace)
http://inde.blogia.com/2007/092001-el-sabado-que-viene-a-janovas.php

Enseguida voy con el blog de los chicos...que chulo hacer un blog en el cole. Es como El libro de los Escolares de Plasencia del Monte pero en versión siglo XXI ¿no?, suerte con ese trabajo. Lo visitaremos.

¿Marceau?, no tuve la suerte de verlo en directo, pero te aseguro que lo admiro desde siempre. Escuchar esa entrevista que dejaron en mi blog enlazada...un lujo.
Abrazos.

Anonymous dijo...

El blog de momento está suponiendo una buena motivación para escribir, leer, mirar alrededor de una manera especial, buscar noticias, etc. En unos casos, claro, no en todos.

Especialmente feliz estoy porque está sirviendo para poder ofrecer un muy buen punto de partida para trabajar con algunos niños que tenían algunos problemas notables de comportamiento e interés. A partir de tal punto, están teniendo una actitud muy buena y se está generando una dinámica de trabajo que acaba influyendo en el resto del trabajo escolar.

Tampoco es fácil hacer un trabajo ordenado y sistemático porque el número de ordenadores en mi clase es cero, y dependemos del mío o de la beneficencia de los alumnos de tercer ciclo, que tienen tablet PC.

Qué pena que te perdieras a Marceau, Lamima, yo acudí de pura casualidad.

Saludos.
José Luis.

inde dijo...

Chicos, no estoy muy espitosa de momento para escribir largo sobre un tema que siento tanto. Ando desanimadica. Pero sí es cierto lo que contáis aquí: la tristeza de Jánovas, la inutilidad de su sufrimiento, la esperanza que ahora se acaricia; y el monumento a la vergüenza que es el pantano de El Val, efectivamente sin servicio para nada desde que fue hecho y con unos vecinos engañados, como tantos otros, una vez más, con promesas de restituciones que no han llegado.

Esperad un poco que me vuelva el nervio a los dedos...

Publicar un comentario