martes, 17 de julio de 2007

AÚN SIN NOTICIAS DE GURB. PROPÓSITO DE ENMIENDA (O DE TORCEDURA MAYOR).


Espacio de neuronas y sinapsis, corrientes y neurotransmisores; ese lugar donde algunos aseguran se encuentran el alma (el que posea, que yo no tengo la suerte). Por allí vagan estos días, sin orden aparente, ideas grises, quizá contagiadas del color encefálico.

Me pregunto si habré elegido bien mi oficio. Aquello a lo que me he de dedicar tanto tiempo. Sigo pensando en mi vida forestal, con árboles y seres de los irracionales (ya saben…) como únicos compañeros. Cada día observo más orden, más coherencia, más sentido, más paz, más armonía, más VIDA, más sosiego, cuando echo un vistazo por la ventana y veo cuatro árboles con tres pájaros que cuando vuelvo la mirada y caigo en el mundo de las falsedades, tonterías, convenios de lo correcto, apariencias. El de las personas. Dedico, obligado, demasiado tiempo a cosas y personas que no merecen ni un segundo, y todo este rodillo burocrático-formal amenaza con engullirme. Además, como la mentira repetida mil veces que se convierte en verdad, la sinrazón aplicada por sistema parece convertirse en cosa normal, y el sorprenderse señala a uno como un insensato agitador.

O finalmente, trabajar en cualquier cadena robotizada (entiéndase oficina, obra, o frutería). En algunos casos, al menos, el no pensar demasiado forma parte ya del contrato, por lo que se evita la humillación de creer en un producto y entregar (o tener la intención de hacerlo) media vida a él mientras los propios jefes lo desprecian y se burlan.

Quizá vaya siendo momento de cambiar algunos muebles del salón. Quizá ya sea hora de hacer lo del arquitecto soñador. Será mejor invertir esfuerzos en soportar y compensar las consecuencias, las penas, multas y castigos, que en aceptar un tiempo (o una vida, quién sabe) inmoral, hueco, vacío.

Cerca de sesenta horas sentado, mirando tras la ventana esos cuatro árboles con sus tres pájaros, con las agujas avanzando inexorablemente aumentando el disparate. Doscientos dieciséis mil segundos maldiciendo el momento en el que uno no tiene el valor de decir NO.

9 comentarios:

Anonymous dijo...

si yo creo q te va mas el trabajo de forestal!

Javier dijo...

Navegando por la red he dado con vuestro blog, el de dos compañeros de carrera, y el cual me parece muy interesante

Solo decirte que... ¡Animo José Luis, ya no te queda nada!

En una semana podrás olvidarte de todo este injusto proceso.

Un abrazo

Pablo C.L dijo...

Hermano, queda poco, poquito poquito y podrás volver a disfrutar a lado de los que quieres, dejarás de ver esas injusticias en el mundo de las personas, y aunque estén podrás luchar desde fuera.

Yo creo que no te has equivocado, sino recuerda todas las sonrisas de todos los niños de este año, una niña que te trae un dibujo suyo de unas flores, un zagal que desde Anso te manda una carta dándote las gracias por ese CD, Miguelico corriendo entre la maleza con sus compañeros intentando tirarme y torturarme, ...tienes muchas cosas que recordar.

Saludos desde la capital

Anonymous dijo...

Pablo, contento me tienes. Los recuerdos son buenos, pero quedarán otros muy feos.

Javier, dime quién eres. Bienvenido. Aquí intentamos plasmar ese diario del profesor del que tanto se habla estos días de oposición. Reflexiones más o menos acertadas que nos ayudan a pensar un poco mejor. Además de la satisfacción de escribir asiduamente, lo que nos resulta muy placentero. Estos días sin clases los escritos son más variopintos, y más amargos.

Un saludo.
José Luis.

Javier dijo...

Vamooooos que ya no te acuerdas jajaja. Es broma, soy Javier P.

La verdad es que resulta interesante el ver las opiniones de diferentes profes (o futuros profes) que van pasando por el blog, así como el ver los destinos que a cada compañero le tocan.

Pasaré a menudo a leer los mensajes que vayais colgando, y si lo permitis intervendré.

Un abrazo y lo dicho ¡¡¡Ánimo!!!

Anonymous dijo...

De acuerdo; ya me imaginaba, pero por asegurarme. Bienvenido de nuevo.

A ver si dentro de poco tu opinión (encantados de tenerla; es uno de los fundamentos de ésto) es la de un maestro que acaba de aprobar la oposición.

Un saludo.
José Luis.

Javier dijo...

Ojala fuese así compañero. No obstante con plaza o de interino seguiré participando en el blog.

Curiosamente he dado con vosotros buscando información sobre el nuevo currículo aragonés.

Cosas de la vida.

Un saludo

lamima dijo...

Mi jefe me ha dicho alguna vez, cuando le llevo la contraria, que no piense. Me fastidia una barbaridad.
Pensar, reflexionar, echar los restos cuesta mucho. A veces sale caro...
Yo también he pensado alguna vez lo guay que tiene que ser trabajar de reponedora en algún supermercado y poder ejercitar las neuronas durante ese rato imaginando, planeando..es otra opción, si, pero me da en la nariz que no resuelve nada tampoco.
Además, como te dicen por aauí, seguro que has conseguido muchas satisfaciones. Piensa que esto es su precio.

Anonymous dijo...

No sé qué decirte.

Estos días me han situado forzosamente en medio de una contradicción absoluta de la que apenas he podido salir. Ha sido tan complicado que me lleva a plantearme si algunas cosas buenas e importantes merecen la pena para luego llegar a ésto. Es un precio demasiado caro.

Saludos.
José Luis.

Publicar un comentario