miércoles, 30 de mayo de 2007

ESCRIBIRÉ, QUE SERÁ LO MEJOR.

Hallándome en el mayor embrollo informático de mi existencia, intentaré acertar a escribir cuatro palabras. Varias tardes viendo la vida pasar, encendiendo, abriendo, reiniciando, abriendo, control+alt+supr, control+alt+supr, reiniciando, apagando quitando y poniendo hasta la batería, rezando por momentos. Y así a las 16h, a las 17h, a las 18h, a las 19h, a las 20h, a las 21h, a las…; preciosos minutos estériles.

Hemos comenzado la jornada continua propia del comienzo y el final del curso. Significa que las cinco horas y media lectivas diarias (el miércoles sólo tres; cada clase de una hora) se reducen a cuatro horas (siendo ahora la duración de las clases de cuarenta y cinco minutos). Mi opinión no es favorable a esta organización temporal: las lentas dinámicas de los niños de primer ciclo (sacar libros, recoger, apuntar en la agenda, etc.) hacen inservibles, en mi caso, al 99% estas mini clases. Por ello mi recurrente sensación de ir dejando por el camino multitud de cabos sin atar se agrava terriblemente este mes.

El pobre gato nació a destiempo. Si se hubiera dado un poco de prisa hubiera tenido un gran hogar y una mejor educación. Una vez huérfano, con lombrices en las tripas, conjuntivitis, y unas pocas pulgas, merecía un poco de aprecio. Un par de visitas al veterinario, unos colirios, unas gotas, un poco de atún, sardillas, tortilla, y pienso. Otro par de visitas a Paula, que ya casi lo quiere como para convivir con él, algunos paseos campestres, una pelota y dos ratones de trapo, y el gato ya es un gato fuerte y feliz, con unos preciosos ojos azules, afiladas uñas, e incipientes dientes. Cada tarde algunos niños me lanzan un par de gritos (me encanta este sistema de llamar a una casa), me asomo al balcón y les bajo el gato. Ellos lo pasean, lo marean, lo cansan, y le permiten tomar un poco el sol y el viento. Al rato, según los planes que tengan para la tarde, me lo devuelven. En uno o dos días daré el gato a uno de estos niños, que ahora anda preocupado con las atenciones gatunas que habrá de proporcionarle. Ya ves Jaime, todos contentos.

Hablando de animales, puede leerse en este blog, vía Pablo, que cada día se extinguen en el planeta unas 150 especies animales a causa de la acción humana (a razón de unas 6 especies cada hora). El ritmo destructivo sólo es equiparable a la extinción que supuso el fin, entre otros, de los dinosaurios, hace ya unos cuantos millones de años. El que lea esto sin sentir un escalofrío, o sin sentir cierta repugnancia hacia la especie, o tiene un problema, o lo tengo yo.

Cada vez que paso por las inmediaciones de la Expo maldita me pregunto lo mismo: ¿cómo encuentra en la sostenibilidad, la armonía con el medio, el respeto a la naturaleza, …, sus grandes argumentos, si sólo observo bosques de ribera exterminados, cemento donde había hierba, arbolitos flacos clónicos, miles de farolas que ciegan, un río acogotado por las obras, cientos de plumas, miles de camiones, graveras a pleno rendimiento desinflando las montañas próximas, árboles importados con requerimientos hídricos imposibles (tilos…), …?. Ya se que las palabras políticas van a nada el kilo, pero hombre, algún límite en las palabras desvergonzadas, en las mentiras, en el valetodo, en…, quizá debiera haber. En todo caso, Aquí y aquí se expresan dos personas que, dada su formación, hablan con mejor criterio y conocimiento que yo sobre el entuerto.

Hace poco he volado con el Gurrión hasta la Peña Montañesa, en el Sobrarbe, la montaña y la tierra de José, el abuelo que dio nombre a este blog. Bien se agradece un pequeño aliento pirenaico.

Ctrl.+Alt+Supr. Formatearé el cerebro y reiniciaré el ánimo.

7 comentarios:

lamima dijo...

Voy a entonar el mea culpa porque reconozco que estoy encantada con la limpieza de la ribera desde el Puente de la Almozara hasta la Expo. Lo siento, lo tengo que reconocer...antes parecía un vertedero (aunque seguramente se podía haber haber hecho de otra forma, seguro).Lo de utilizar variedades "hidricamente imposibles" me parece especialmente grave, ¿tan imbéciles somos?...
Un día de estos yo también tendré que resetearme el cerebro. Será lo mejor.

Anonymous dijo...

Hola Lamima.

Ya dije que soy el menos indicado. En primera persona sólo puedo hablar de impresiones y de cuatro cosas que sé. Pero todos los botánicos, geólogos, biólogos, con los que he hablado o leído, coinciden en señalar varias actuaciones desmedidas o directamente aberrantes. La destrucción del bosque de ribera autóctono emprendida en muchos tramos es una medida bárbara pensando en la salud del río (un auténtico entramado de relaciones entre los elementos que lo forman, que no sólo es agua). Eso no tiene que ver con que las riberas a su paso por Zaragoza estuvieran llenas de basura.

Puse el enlace a dos blogs de sendos biólogos que suelo leer, y que dicen cosas siempre muy sensatas, a mi parecer. Allí profundizan en las consecuencias de estas actuaciones y en las alternativas que se podrían haber considerado.

http://www.barracuda.sekano.org/
http://blog.sekano.org/

Un saludo.
José Luis.

Anonymous dijo...

Olvidé otro dato. Podemos recordar los problemas con las inundaciones provocadas por la crecida reciente del Ebro este año y hace varios. Problemas directamente vinculados con la ocupación humana de las zonas naturales de inundación (lámina de inundación) del río, o por la colocación de presas intermedias que provocan que el agua, una vez las supera, siga con mayor fuerza hasta que se encuentra la siguiente barrera, o el siguiente pueblo. O los trabajos de dragado del cauce, que también consiguen encauzar más las aguas y aumentar su fuerza en caso de riada.

Repito que no soy ningún entendido, ojalá lo fuera, pero creo que las personas hemos superado con creces el límite que define la relación respetuosa e inteligente con el medio en el que vivimos. Creo que hemos perdido el juicio.

Un nuevo saludo.
José Luis.

Sekano dijo...

Un ejemplo extremo de utilizar especies con requerimientos hídricos muy elevados para la zona sería plantar helechos y cañas de bambú en el desierto. Lógicamente no hay agua suficiente para mantenerlas y lo sostenible es utilizar especies autóctonas (de la tierra).

Zaragoza no es un clima digamos de lluvias abundantes y las especies autóctonas de nuestra zona son relativamente resistentes a la sequía como el Almez.

Plantar especies que necesitan mucha agua para crecer no es compatible con una Expo en la que el lema es sostenibilidad donde se pretende hacer gala de una óptima gestión del agua. Nos estamos comportando como si tuvieramos más agua de la que tenemos. No se les puede decir a los murcianos que Aragón no tiene agua y después replantar los jardines con selvas tropicales.

Imagina que vives en un sitio donde tu producción de carne es de 25 kilos por semana. Con eso alimentas a tu familia y vendes un poquito a la ciudad. ¿Qué mascota elegirías, un gato o un tigre?.

inde dijo...

A mí me dio un bajón horroroso ver los árboles talados del entorno de Helios cuando empezaron a "arreglar" las riberas del tramo que les toca ahora.
En cuanto a la sostenibilidad etc., ¿tú te has enterado de algo sobre los contenidos? Porque acabarías de flipar...

Anonymous dijo...

Hola Inde, ya te echábamos de menos por estas tierras electrónicas.

Como se leía hace poco por otro blog, la expo hará crecer mucho a la ciudad y todo eso, pero, sobre todo, hará crecer algunos bolsillos, y, por el camino, la ciudad ha perdido gran parte de la calidad de vida que ofrecía a sus habitantes. Al menos lo que yo entiendo por calidad de vida, que se puede traducir en no tener que emplear 45' para casi cualquier tarea a realizar en la misma.

Muchas gracias a Sekano por recoger la invitación y aportar su opinión.

Un saludo.
José Luis.

Anonymous dijo...

http://www.heraldo.es/reportajes/arbolado/

Un saludo.

Publicar un comentario