sábado, 24 de marzo de 2007

Ri-CO-TIII, RI-CO-TIII, RI-CO-TIII, ….; UN MILAGRO ARAGONÉS, OTRO, EN PROCESO DE DERRIBO Y VENTA.

Tras una operación de apendicitis, visitamos a la joven alumna para interesarnos por su salud y dejarle un par de libros que le hagan más llevadera su reposo.

Ayer tuve la suerte, o lo contrario, de asistir en la sede de ANSAR a la proyección de un vídeo sobre las estepas aragonesas creado por el ornitólogo y fotógrafo Miguel Ángel Bielsa. En primer lugar, ese espacio popularmente conocido como “secarral” se nos mostró como un biotopo de incalculable riqueza geológica, paisajística, botánica y faunística. Incalculable, digo. Un precioso documental de cuarenta y cinco minutos fruto de cinco años de trabajo. Tierras salinas, increíbles adaptaciones al medio, alondra de dupont, alcaraván, endemismos florales aragoneses en peligro de extinción, soledad, silencio, tierras vírgenes. Un lugar que impresionaría si lo pusieran en la maldita TV y dijeran que estábamos viendo Arizona, o algo por el estilo.

Sí, y la cruz. La miseria humana. Las promesas preelectorales, el donde dije digo…, el no recuerdo bien…; aclarando: vertederos, urbanizaciones, polígonos industriales, son los elementos que nuestros guías políticos, visionarios del mundo mejor que todos anhelamos, están eligiendo para adornar ese biotopo que hace de Aragón un lugar único en Europa.

Hay cosas que me parecen tan obvias que no comprendo cómo algunos piensan de manera tan diferente. No comprendo cómo el interés económico puede ser el motor principal de nuestra sociedad, de la política, de nuestras vidas; cómo algo tan volátil, tan efímero, puede ser lo más importante; cómo puede ser que nuestra vida, un imperceptible e incomprensible destello dentro del desconcertante universo, y que se apaga, quizá en breves instantes, con el suspiro de la mínima brisa, pueda estar irremisiblemente cegada por el progreso desaforado, por la ostentación, por la posesión de grandes riquezas. Cómo somos tan necios, tan incapaces, de no subir un escalón más, de no llevar la mirada un metro más lejos, de no escuchar otros sonidos, de no sentir un pequeño cosquilleo allí donde dicen que las personas tenemos los sentimientos, o la inteligencia.

Es por esto que tengo serias dudas sobre si merece la pena conocer, o resulta de mayor provecho permanecer ajeno a todo y vivir en el feliz desconocimiento. O no, quizá ya no tengo dudas.

(foto D. Trujillo).

4 comentarios:

inde dijo...

La estrategia del avestruz siempre está ahí, y no digo que no sea una opción válida... Pero me parece que a tí no te serviría: con la cabeza debajo del ala estarías igual de hecho polvo y encima no verías nada. Para dejarse llevar hay que valer; para plantar cara, también.

Anonymous dijo...

Hola Inde.

No se si es la del avestruz, pero creo que la opción que ahora se me antoja como única, tras observar el panorama largamente, es la de apartarme. Poder vivir en un pequeño rinconcico sin molestar a nadie y viviendo ajeno, en la mayor medida posible, a la despiadada actividad humana. La otra opción que me parece viable acabarían con mis huesos en la cárcel.

Plantar cara es lo mismo que decir utopía (sólo hay que escuchar la lista de atropellos...).

Un saludo.
José Luis.

Anonymous dijo...

No creo que eso sea la estrategia del avestruz... simplemente creo que con esa opción de vida que estás tomando aportas tu pequeño graño de arena puesto que no te dejas llevar por lo que nos imponen... ánimo, es una gran opción!!

Anonymous dijo...

Buena o mala no hay otra.

Saludos.
José Luis.

Publicar un comentario