viernes, 2 de marzo de 2007

E PUR SI MUOVE (gracias por lo enseñado Inde). Vaya si se mueve.

Hemos visitado el ayuntamiento de Peñarroya. Ha sido interesante, pero he acabado convencido de que para próximas visitas debo tratar previamente y con detenimiento algunas cuestiones con las personas que se dirigen a los alumnos: contenido de la charla, tiempo, espacios en los que estar, etc. Ni mucho menos deseo criticar a nuestros anfitriones, pero he percibido que, dadas las condiciones peculiares de un público tan menudo, es obligación mía controlar mejor algunos factores, como los citados, en beneficio de la actividad.

Aproveché la visita a Alcañiz ayer para comprar unos paneles de madera. Los emplearemos en conocimiento del medio haciendo unas maquetas. Cuando iba a pagar me fijé en unos cuadernos de dibujo y compré uno. Entre ayer y hoy he pasado varias horas dibujando el contenido de unas fotos que hice días atrás a unos gorriones sobre el tejado. A su vez, esta mañana, mientras acudía a realizarme análisis de sangre, los somnolientos caminantes se sorprendían ante un tipo que hacía fotos a unos pajarracos y algunos edificios a semejantes horas. Para el lunes Pablo me dejará el telescopio para observar la luna con mis alumnos. He acabado ahora mismo de regar, ya con vistas al tema sobre flora del tercer trimestre, los geranios, los cactus y las siembras personales (ajos, pipas, garbanzos, …). Miro el calendario con ansiedad ante la primera carrera. Mañana me levanto temprano y…si supieran qué haré…, pensarían que ando un poco turuleto, que decía mi abuelo. El sábado me esperan mis padres, siempre los padres, Pablo para despertar a los pájaros en Juslibol, Paula para hablar todas las palabras guardadas durante dos semanas; y tantas otras cosas. Muchas noches, quizá todas, pienso en la muerte, en mi muerte, y me duermo por no echarme a llorar. Soy tan feliz, y deseo hacer tantas cosas.

Esta semana (hoy tres niños) me han traído a clase algunos libros. Estos niños no son de mi clase, lo que aumenta mi emoción. Un libro de manualidades que utilizaba su madre cuando iba a la escuela y “quizá te gustaría verlo”, decía Ainoa; una enciclopedia de animales dado que “tanto te gustan los animales”, indicaba Jorge; y un libro de viajes por espacios naturales de Aragón (José María Cereza, cómprenlo y la naturaleza aragonesa hará el resto), que simplemente “te enseño porque es un libro bonito, con magníficas fotos, y que el autor ha dedicado a mi padre”, comentaba el alegre Nacho. Ojalá algún día alguien me vea y también me diga: “mira, por ahí viene el de los libros”. Igual ese día seré buen maestro.

5 comentarios:

Julia dijo...

Qué pena no poder acompañaros a ver la luna, me acordaré de vosotros cuando la vea esta noche desde mi balcón.

inde dijo...

Jejejeje...
Cuánto me alegro de verte feliz.
Muá.

José Luis Capilla Lasheras dijo...

Menuda aventura, y qué miedo por que no pasara nada raro. Vinieron casi todos los niños de la escuela (tres adultos nos acompañaron), y volvimos casi a las 21h. Todo fue bien, y fue una experiencia bonita para ellos.

Inde, gracias por tu alegría. Soy feliz, pero debiera serlo más.

Un abrazo.
José Luis.

inde dijo...

¡Ay, José Luis! TODOS deberíamos ser más felices...
Como diría mi buen amigo Cosmo Brown en "Cantando bajo la lluvia" (y te copio sólo el principio de la canción),
"Though the world is so full of a number things,
I know we should all be as happy as
But are we?
No, definitely no, positively no.
Decidedly no. Mm mm.
Short people have long faces and
Long people have short faces.
Big people have little humor
And little people have no humor at all!
And in the words of that immortal buddy Samuel J. Snodgrass, as he was about to be lead to the guillotine:

Make 'em laugh
Make 'em laugh
Don't you know everyone wants to laugh?
(Ha ha!)...

Riámonos, maño mío.

José Luis Capilla Lasheras dijo...

Así sea; riamos pues.

Gracias por la canción.

Saludos.
José Luis.

Publicar un comentario