lunes, 23 de enero de 2006

Hace unos años, cuando hacía en Campo un curso sobre juegos y deporte tradicional recuerdo que me quedaba perplejo al mirar a los lados, desde el patio de la escuela, y ver tal majestuosidad de las montañas. Andaba yo por segundo o tercero de magisterio. Pensaba entonces en lo que sería dar clase allí, lo felices que deberían ser los niños de ese pueblo.

Ahora en Ansó, hay muchos días que estoy en el patio y me acuerdo de Campo. Desaparezco unos segundos de la clase, con el permiso de mis alumnos, y mi mente vuelve a ese patio, a esas montañas, y me vuelvo a quedar pensativo, confuso, sin entender muy bien qué hago allí, qué hacen esos niños alrededor mío, acordándome de esos imaginarios niños de Campo. El viernes pasado nos brindó un día maravilloso, y volví a tener estos sentimientos y emociones. Como las otras veces, mis alumnos acabaron preguntándome por qué tenía esa sonrisa dibujada en la cara.

Él me decía muchas veces que si la gente te ve feliz y contento por los pasillos, por la vida, desconfían de ti, sospechan que algo malo ocultas. Y no me extraña. Cada día que pasa descubro nuevas razones para no sonreír (pero, tranquilos, sigo guardando un buen montón para sí hacerlo).

El próximo reto marcado para ir parcheando lagunas y carencias se refiere a la historia. Ahora que empiezo a saber un poco de lo que pasó el siglo pasado, lo intentaré con el anterior. Para eso recurriré a mi querido Reverte (lo siento Jaime) y comprobaré qué cuenta en Cabo Trafalgar.

En nuestro particular proyecto vamos a empezar aprendiendo sobre el espacio. Ya saben: astronautas, NASA, agujeros negros y Big Ban. Veremos...

2 comentarios:

Anonymous dijo...

Pues si ...... los recuerdos te asaltan......aquellos cursos de juegos tradicionales en Campo....en tu caso los recuerdos son casi siempre positivos....yo procuro tener esa actitud también...

Es una delicia leer vuestro blog...por muchas razones...continuar...es una información para los futuros maestros...impagable...gracias

José Luis Capilla Lasheras dijo...

Hola anónimo.

De vez en cuando vienen a la mente momentos, palabras, sensaciones, que parecían olvidadas. Y entonces comprendes, reparas en detalles ignorados hasta entonces. Lo de Campo es una sensación de cada tarde soleada en el patio.

Gracias por tan amables palabras. Mientras alguien encuentre algo de sentido a esto, estamos encantados de publicar nuestras ideas y sentimientos.

Publicar un comentario